Teoría Antropológica

Para explicar la antropología de Descartes (toda su visión del hombre como compuesto de alma y cuerpo) habría que reseñar, cómo llega a la afirmación del pensamiento como sustancia independiente y cómo recupera la existencia del cuerpo.

Descartes es un pensador dualista, como Platón, ésta es una de las consecuencias más polémicas de su filosofía. Si enfocamos su visión de la realidad, nos topamos con las tres sustancias que, dejando a un lado la sustancia divina (Dios), se reducen a dos totalmente distintas: sustancia pensante y sustancia extensa, conciencia y materia, alma y cuerpo.

Claro está, que el ser humano sería el único ser de este mundo en el que conviven esas sustancias, las dos realidades (pensamiento y extensión).Si observamos cómo se definen y que características tienen estas dos sustancias, veremos que no podemos encontrar nada más distinto: el puro pensamiento, de una parte; y la materia extensa, sólo explicable a partir de sus cualidades geométricas, de la otra. La sustancia pensante (alma) como realidad libre, abierta al conocimiento, inextensa, que se justifica; la sustancia extensa (cuerpo) como realidad que se cierra al conocimiento, a la que es ajena la conciencia, que forma parte del gran mecanismo del universo geométrico regido por leyes implacables. La dualidad libertad-necesidad aparece en la contraposición de estas dos sustancias. Ambas, tan distintas, se encuentran en un ser como el hombre.

Uno de los grandes problemas de Descartes, y que a su vez tendrán todos los racionalistas, será justificar filosóficamente la comunicación entre dos sustancias tan dispares, Algo tan sencillo como explicar la sensación de dolor corporal, se vuelve problema filosófico de primer calibre, pues ¿cuál es el punto de contacto entre lo material y lo inmaterial, entre el cuerpo y el alma? Descartes propondrá una solución insatisfactoria al señalar la glándula pineal ( recién descubierta en la base del encéfalo y el comienzo de la medula espinal) como dicho punto de contacto.

¿Cómo ha llegado a esa situación? Desde luego, no con las motivaciones que pudo tener Platón para distinguir entre cuerpo y alma, sino por las consecuencias de la propia teoría del conocimiento. El hecho de haber negado fiabilidad a los sentidos y, más adelante, el haber afirmado la existencia del pensamiento como algo totalmente independiente del cuerpo, provoca esa ruptura de la unidad del hombre que podíamos encontrar en los aristotélicos. Además una  las características del alma, por inextensa, es la de carecer de partes, y por tanto, la de ser inmortal, en la medida en que toda muerte es una disgregación. Así pues, Descartes afirma como esencial la existencia de un sujeto pensante que es conciencia y posee la virtud de ser inmortal, y que encuentra sus conocimientos dentro de sí misma, ya que a ella van ligadas las ideas principales; solo en un momento posterior, aparece el cuerpo como un añadido material y mortal. Como podemos comprender, del mismo modo en el que señalamos la ruptura entre el hombre y la naturaleza, aquí se concreta igualmente la superioridad del alma sobre el cuerpo, un cuerpo que es pura máquina, que puede ser conocida y dominada. La razón, inmaterial e inmortal, se constituye en la plataforma desde la que se concibe y gobierna la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s