Teoría de las Ideas

Platón recibió influencias de los presocráticos: llegó a ser muy pitagórico en su planteamiento místico del alma y su lugar en el mundo material; de Heráclito tomó la idea de que la realidad está en continuo cambio, pero solo aceptará esta tesis para el mundo sensible; de Parménides aceptó la distinción de dos tipos de conocimiento y sus Ideas adoptaron características del Ser de Parménides; y de Anaxágoras admitió la existencia de una inteligencia ordenadora (Demiurgo), artífice del mundo sensible. Rechazó el relativismo y el escepticismo de los sofistas, así como su forma de entender la educación, la política, etc. Y de Sócrates, quien fue su maestro, aceptó el intelectualismo moral, que el conocimiento se basa en el diálogo, la necesidad de buscar definiciones esenciales (Ideas) y las características del conocimiento intelectual.

A Platón le interesaban dos cuestiones: ¿en qué consiste obrar bien? y ¿cómo conseguir una sociedad lo más justa posible? Parte de que para conocer lo que nos conviene es necesario conocer la naturaleza humana, y para ello hay que poseer un conocimiento verdadero, que esté más allá de la opinión, y el cual nos revela la existencia de dos mundos (dualismo):

  • Un mundo físico (sensible): el mundo que nos muestran los sentidos. La realidad sensible se caracteriza por estar sometida al cambio y a la corrupción. Es una copia imperfecta del mundo inteligible, obra de un Demiurgo que moldeó la realidad material siguiendo las Ideas.
  • Un mundo inteligible: al que se llega a través de la razón, en él se encuentran las Ideas, modelos racionales, universales y perfectos, independientes del tiempo y el espacio, inmutables y eternos, que constituyen el fundamento de cualquier forma de realidad, la esencia de las cosas sensibles.

La clave de toda filosofía platónica estriba en afirmar la existencia de unas realidades inteligibles (Ideas) en las que se  basa el verdadero conocimiento. Además del mundo que nos rodea, existe un más allá inteligible formado por esas realidades inteligibles (Ideas).

Estas ideas se ordenan en una escala ontológica, dependiendo de su importancia. En la cumbre se encuentra el Bien, después la Belleza, Justicia, Unidad y Ser, por debajo Movimiento/Reposo, Identidad/Diversidad, y tras ellas, las cosas sensibles.

Platón no sabe si existen Ideas para todas las cosas, en qué medida participan o limitan los particulares de sus correspondientes Ideas, y si para unir el particular con la Idea, es necesaria una nueva Idea. En los diálogos críticos, Platón revisa la teoría de las Ideas, especialmente la relación de las Ideas con las cosas y las clases de Ideas, así como las relaciones que pueden darse entre ellas, proponiendo la imitación y la participación.

La semejanza que existe entre las cosas es el resultado de la imitación de un modelo inmutable, afirmación que nos lleva a plantear otro problema: la semejanza existente entre los objetos de una misma clase y el modelo que imitan, deberá tener, a su vez, una razón explicativa en un tercer modelo al que imiten tanto la Idea como las cosas. Consecuentemente, este argumento se repetiría una y otra vez, ya que siempre sería necesario un nuevo modelo explicativo de las semejanzas anteriores.

Si en lugar de imitación, hablamos de participación, los problemas son incluso más graves. Si las cosas participan de toda la Idea, debería existir una Idea para cada cosa, lo que contradice la no multiplicidad de Ideas. Si por el contrario, las cosas participan solo de una parte de las Ideas, se contradirían los principios de la indivisibilidad de las Ideas

También se discute si existen Ideas para todas las cosas, o solo para los objetos o realidades nobles. Parece que tiene que haber Ideas de todas las cosas y que de alguna manera esos objetos universales han de ser reales y han de existir.

A pesar de las objeciones de la teoría, Platón creía que había que mantener la existencia de las Ideas, porque el mundo sensible no se explica por sí solo y además las cosas que aparecen en él lo hacen de forma limitada; porque las propiedades de las cosas sensibles se manifiestan limitadamente; y porque la ciencia debe versar sobre lo inmutable y universal (Ideas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s