Metafísica de Santo Tomás

El pensamiento de Aquino es un intento de reconciliar el aristotelismo con el mensaje cristiano, liberando este de las tesis en contra de la Iglesia como la negación de la creación a partir de la nada. Su filosofía ha sido la oficial de la Iglesia hasta prácticamente el siglo XX.

La metafísica de Santo Tomás asume algunos principios aristotélicos: la distinción entre substancia y accidente, entre materia y forma (causas de los principios naturales) y entre potencia y acto, todos tenemos capacidades potenciales que deben ser estimuladas para que se desarrollen. La teoría de las cuatro causas: material, formal, eficiente y final, de estas la más importante es la formal. La teoría del movimiento como paso de la potencia al acto, que exige un primer motor .

Aquino se apartó de Aristóteles en dos tesis fundamentales: la inclusión de la materia en la esencia de los seres físicos y la distinción entre esencia y existencia.

La esencia es lo que nos indica las cualidades primarias de un ser y en ella encontramos lo que define a dichos ser. Por otro lado, la existencia es el hecho de que algo exista. Es el acto más primario, dado que sin existencia no tiene sentido hablar de otras características. Para Aristóteles la esencia venía representada exclusivamente por la forma. Para Sto. Tomás la esencia de los seres contingentes incluye, además de la forma, la materia; y la esencia de los seres espirituales se identifica exclusivamente con la forma, dado que carecen de materia.

La metafísica aristotélica no se planteaba el porqué de la existencia de las cosas. Santo Tomás sí lo hace, movido por dos razones: solo Dios tiene en sí mismo razón suficiente de existencia, lo que no es así en las criaturas, por lo que nos preguntamos la causa que explica su existencia. La esencia no implica la existencia, por lo que, de que algo tenga esencia no deriva que exista.  Esencia y existencia son cosas distintas.

En opinión de Santo Tomás, esta última afirmación no puede aplicarse a todos los seres, la esencia de Dios sí que explica su existencia, porque lo que Dios es (esencia) consiste en no poder existir. La esencia de Dios es la de ser el existente necesario, aquel cuya esencia es su existencia.

Si la esencia de las criaturas no explica su existencia, debe haber algo ajeno a ellas que sí lo haga, Dios. Él es la razón, la causa de la existencia de las criaturas. Y lo es a través de su dimensión de Creador. Dios crea las criaturas, otorga a la esencia de las criaturas la existencia. Para Santo Tomás, la creación es la composición de la esencia con la existencia. Por lo que define a las criaturas como substancias en las que la esencia y la existencia mantiene una relación de composición entre sí.

Santo Tomás también habla de una jerarquía de seres, en cuya cúspide estaría Dios, después los seres inmateriales (ángeles), los materiales… el hombre ser encontraría entre la materia y el espíritu, al ser una criatura material pero que tiene un alma inmortal.

La metafísica de Sto. Tomás pasará a la historia como una de las propuestas filosóficas cristianas más coherentes y rigurosas, ha sido objeto de estudio y difusión por la Iglesia desde su tiempo hasta nuestros días. Pese a que también tiene muchos detractores que observan con escepticismo las pretensiones de su filosofía.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s